Morelia Mich a 1 de abril del 2018.- Lejos muy lejos ha quedado la fiesta familiar que eran los Toritos de Petate en la capital michoacana. Ahora están convertida una cantina en movimiento.

Borrachos, drogadictos y pandilleros, muchos de ellos armados con machetes, tubos, navajas y hasta armas de fuego, caminan por las calles y avenidas.

Con la cerveza y la botella de alcohol, se ven jóvenes, adultos y hasta niños, mujeres y hombres, se emborrachan a la vista de todos. La Policía no se mete con ellos, no los molestan, por el contrario, los dejan que consuman.

Algunos de los Los integrantes del torito andan hasta la chanclas de borrachos. Suena una melodía, baila el toro y es el momento para echarse un trago de chela y también para fumar mota.

Prácticamente, las familias ya no acuden ante el temor de que algo malo pueda suceder. No hay garantías de seguridad. La única garantía son los excesos de alcohol.