Por: Fernando Pérez Chávez

Zafarrancho en Uruapan.

Policías Contra Maestros.

Exigen Pago a Gobernador.

La paciencia de los profesores de la sección XVIII del SNTE/CNTE de Poder de Base se agotó y a pesar de la vigilancia policiaca, las barreras de contención y los filtros sanitarios, los mentores llegaron hasta la plaza Mártires de Uruapan, para exigirle al gobernador Alfredo Ramírez Bedolla el pago total de las quincenas que les adeudan a los más de 30 mil trabajadores con plaza estatal.

Y zafarrancho entre policías y maestros en el que hubo gritos y empujones se registró en el momento de la participación del orador oficial, Jaime Hernández Díaz, luego de que los profesores entraron por la fuerza a la explanada y quitaron las barras de contención, pero afortunadamente la gresca no paso a mayores, pero es una señal de alerta para el gobierno del estado.

La verdad durante el 156 aniversario luctuoso de los Martíres de Uruapan, fue un trago amargo para el gobernador Alfredo Ramírez Bedolla, luego de que los profesores le gritaron consignas en su contra y cartulinas con letreros, entre ellos, “Bedolla, no fue transición, fue continuidad”, y “Bedolla mintió, al maestro no pagó”, “de poder de base nadie se burla”, entre otras.

No obstante el zafarrancho el gobernador y la comitiva, lograron salir de la explanada, en medio de un fuerte cerco de policías y guardias de seguridad, hasta llegar a la Casa de la Cultura, para trasladarse al municipio de Apatzingán, para celebrar el CCVII aniversario de la Expedición del Decreto Constitucional para la Libertad de la América Mexicana.

Ojalá y que el gobernador morenista Alfredo Ramírez Bedolla haya aprendido la lección de no mentir y menos a los maestros, los cuales mientras no les pague le van hacer la vida de cuadritos porque seguirán adelante con las movilizaciones, toda vez que después del zafarrancho bloquearon el boulevard industrial de Uruapan con trailers y quemaron llantas.

Por otro lado, debe de exigirle a su amo el presidente Andrés Manuel López Obrador que cumpla su palabra y que federalice la nómina que le prometió a Silvano Aureoles Conejo desde hace tres años y que en la última visita a Morelia también le prometió a Alfredo Ramírez Bedolla que mandatario los recursos económicos para pagarles a los maestros estatales, pero sólo fueron buenos deseos.