Morelia Mich a 22 de Abril del 2018.-Con un llamado a la paz y la lucha contra la violencia, el Sr. Arzobispo Carlos Garfias Merlos, se unió en oración y expresó su cercanía a sus hermanos Obispos de la Diócesis de Izcalli y las Arquidiócesis de Guadalajara y de Puebla, por el sensible fallecimiento de los sacerdotes: Pbro. Rubén Alcántara Díaz, Pbro. Juan Miguel Contreras García y Pbro. Lucino Flores Sánchez, respectivamente; que fueron asesinados en días pasados, sin que hasta el momento se conozca el móvil de tales hechos. En la rueda de prensa, el día de hoy 22 de abril, el señor Arzobispo expresó su preocupación por la violencia e inseguridad que se vive en el país, dijo que la muerte de estos sacerdotes “nos manifiestan y nos hacen pensar cómo la violencia está calando muy hondo en nuestras comunidades y en numerosas familias, la sociedad sigue necesitando de la presencia pastoral de los sacerdotes”. Monseñor Carlos señaló que como sacerdotes “queremos renovar con espíritu de corresponsabilidad las tareas que nos tocan como pastores para generar cambios profundos en la sociedad que aseguren condiciones de vida favorables para la justicia, la solidaridad y la paz”. El Señor Arzobispo exhortó a “que la gente no se aísle ni se resigne a la violencia, sino más bien se incorpore activamente a proyectos y acciones de construcción de la paz” ya que “los pensamientos, palabras y gestos de paz crean una mentalidad y una cultura de la paz, una atmósfera de respeto, honestidad y cordialidad”. Por ello, Mons. Garfias hizo “un llamado para promover valores, actitudes y comportamientos que propicien en la ciudadanía una cultura de paz generando espacios de convivencia y encuentro entre las personas que fortalezcan lazos de comunidad y acción ciudadana, y fortaleciendo el capital social de organizaciones, instituciones y sociedad civil que impulsan proyectos y acciones a favor de la paz, con la finalidad de potenciar las condiciones para promover redes de apoyo que faciliten la reconstrucción del tejido social”. En la rueda de prensa, el Señor Arzobispo expresó su opinión acerca de los debates entre candidatos a ocupar un puesto de elección popular, principalmente los candidatos a la Presidencia de la República, “me gustaría que en lugar de hablar de debate se hablara de diálogo social y diálogo propositivo, y que más que ser una competencia de argumentos para descalificar al otro candidato, se pudiera hacer una serie de propuestas que pudieran constituir una alternativa de respuesta a las necesidades y a situaciones apremiantes que tenemos en México, como la corrupción, la impunidad, la falta de empleo, atención a la salud, una educación de mayor calidad y de mayor profundidad, que todas las propuestas pudieran generar un proyecto de gobierno que se convierta en una agenda de gobierno y que la asuma quien gane” las elecciones