Morelia, Michoacán, 13 de marzo de 2018.- Ante la inminente llegada de la temporada primaveral, la Secretaría de Gobierno, en el ánimo de promover la cultura de la prevención y de la protección civil y con ello, evitar enfermedades tales como la gastroenteritis, diarrea y deshidratación, así como afectaciones en la piel, emite las siguientes recomendaciones:

• Proteger principalmente a los niños menores de cinco años y adultos mayores de 60.
• Hervir el agua de consumo por lo menos durante 5 minutos.
• Desinfectar frutas, verduras y hortalizas (cilantro, perejil, rábanos, lechuga)
• Revisar que pescados, mariscos y carnes rojas estén frescos para evitar la intoxicación.
• Lavarse las manos antes de comer y después de ir al baño, o después de cambiar un pañal.
• Beber abundantes líquidos y ofrecerlos frecuentemente a los niños.
• Evitar comidas y aguas frescas callejeras.
• Evitar la exposición a las altas temperaturas.
• No exponerse mucho tiempo y de manera directa a los rayos del sol.
• Utilizar bloqueador solar.
• Mantener ventilados los sitios de trabajo y el hogar.
• Procurar tener en casa sobres de Vida Suero Oral.

Asimismo, la Coordinación Estatal de Protección Civil, exhorta a la población en general, pero principalmente a los padres de familia, estar atentos ante los síntomas de la deshidratación en bebés tales como:

• Ojos hundidos.
• Llanto sin lágrimas.
• Mucha sed.
• Labios y lengua secos.
• Irritabilidad.
• Fiebre.
• Vómito.
• Dificultad para respirar.
• Diarrea.

Son considerados como síntomas de alarma los siguientes:

• Sed intensa.
• Evacuaciones o vómitos frecuentes.
• Sangre en las evacuaciones.
• No come o no bebe.
• Fiebre alta y persistente.

Al presentarse esta situación, es conveniente evitar auto medicar, acudir a un centro de salud o a un doctor.

Asimismo, para prevenir una insolación o golpe de calor, se recomienda protegerse de las altas temperaturas y estar atentos ante los siguientes síntomas:

• Piel roja, caliente y sin sudor.
• Pulso acelerado y fuerte.
• Dolor palpitante de cabeza.
• Mareo o náusea.
• Confusión o hasta pérdida de la memoria.
• Se contraen los músculos involuntariamente como en una convulsión.

Para evitarlo se sugiere seguir las siguientes recomendaciones:

• Buscar un lugar acondicionado y protegerse del sol, descansar en lugares frescos y con sombra.
• Al exponerse durante largo tiempo a altas temperaturas, bañarse con agua tibia o mojar la cabeza en una tina con agua tibia.
• Humedecerse con agua o usar una esponja mojada.
• No consumir bebidas alcohólicas para disminuir la temperatura del cuerpo.
• Evitar la exposición al sol en horas de mayor radiación (11:00 – 15:00 horas).