Uruapan, Michoacán, a 1 de febrero de 2018.- Para atacar el gran problema de contaminación en la cuenca del Río Cupatitzio, este día el Gobernador Constitucional Silvano Aureoles Conejo y el director de la Comisión Nacional del Agua, Roberto Ramírez de la Parra, entregaron la planta tratadora de aguas residuales “San Antonio”, misma que tendrá la capacidad de sanear el 80 por ciento de las aguas residuales de Uruapan.

Tras ocho años de espera, hoy se inauguraron formalmente los trabajos de operatividad de la planta en la que se destinaron 178 millones de pesos y que además de beneficiar a las familias uruapenses, permitirá sanear las aguas del Río Cupatitzio, que da abasto al riego de frutas y verduras de una amplia región del estado.

En compañía de autoridades de los tres niveles de Gobierno, el titular del Ejecutivo Estatal realizó un recorrido por la planta, en la que hicieron constancia de su funcionamiento; en el marco del evento también entregaron un camión hidroneumático de desazolve, que tiene la capacidad de 12 metros cúbicos, el cual se suma a otro más con que cuenta Uruapan para hacerle frente a las contingencias.

Ramírez de la Parra dijo que con esta acción se cumple uno de los compromisos del presidente de la República, Enrique Peña Nieto con Michoacán y asumió un compromiso más al anunciar que será rehabilitada la planta de tratamiento “Santa Bárbara”, con el objetivo de sanear al 100 por ciento las aguas residuales del municipio.