Morelia Mich a 8 de abril del 2018.- Por quinta ocasión, el expriista Fausto Vallejo Figueroa busca ser presidente municipal de Morelia. Siempre lo hizo por el PRI, ahora lo hace por el conservador Partido Encuentro Social (PES).

Fue así que el abogado, se registró ante el Instituto Electoral de Michoacán como candidato a la alcaldía moreliana y no perdió la oportunidad para criticar que actualmente no hay obras, acciones ni servicios donde se necesitan.

“Se está abriendo una brecha entre el norte, el sur, el oriente y poniente, que está provocando que la sociedad se polarice y eso es muy delicado”, refirió frustrado y malogrado exgobernador de Michoacán ante su familia, integrantes de su planilla.

El cuatro veces alcalde de la capital del estado, llamó para ir por el reencuentro social de un solo Morelia” y denunció que los recursos públicos del municipio se están diluyendo en gasto corriente.

Prometió reorientar la inversión para la obra pública porque se ha dejado de invertir en servicios públicos y obras que la ciudadanía realmente necesita y ha solicitado.

Dijo que a lo largo de toda su vida y trayectoria política, ha estado convencido de que el centro del servicio público debe estar el ser humano, la persona, las necesidades y esperanzas del individuo, cuyo objetivo debe ser la base para el desarrollo de la comunidad.

Mencionó que coincidía con Encuentro Social de que sea la gente quien tome las decisiones y no las élites: “la sociedad está cansada de discursos, vamos a trabajar alejados de las élites de partidos políticos y lo vamos a hacer en conjunto con la sociedad civil organizada”.

“Seremos una administración que le hable con la verdad a los ciudadanos, directo y de frente, cercanos y sensibles a las necesidades, como siempre lo hemos hecho, pero sobre todo transparente”, indicó al tiempo informó que le dará su lugar al Comité de Adquisiciones del municipio: “lo abriremos nuevamente de manera ordenada a la participación ciudadana; no entendemos por qué un gobierno que dice ser ciudadano, le quitó a los ciudadanos el voto y solo les dejó la voz, limitándolos a opinar sobre el uso, manejo y destino de los recursos públicos”.