Morelia Mich a 4 de mayo del 2018.- Fue en una comunidad indígena durante su campaña a la gubernatura cuando la entonces candidata del Partido Acción Nacional, Luisa María Calderón fue invitada a comer.

La comida estaba servida. Los anfitriones la esperaban con ansias quienes le había preparado mole y mucha sopa de arroz. Como es su costumbre la abanderada al Solio de Ocampo, llegó tarde, y por su puesto con amplia comitiva.

En el patio de la vivienda había mucha gente que esperaban de la candidata convivir con todos ellos, platicar, intercambiar puntos de vista sobre la problemática del estado.

Por fin la panista llagó al lugar pero a la carreras. Según testigos, Luisa María no tenía tiempo de quedarse a disfrutar del mole que le había preparado especial para ella.

Los anfitriones le pidieron que se quedará. Ella se negó. “La comida se la hicimos a usted”, le dijo uno de ellos.
Ella volvió a rechazar la invitación e interrogó ¿La comida es para mí?

Si, es para usted, le contestaron. Entonces Luisa María, suelta reviró: “entonces me la llevo”.
Y sí fue. La candidata dio la orden a su gente para que se llevaran el pollo, el mole y hasta las tortillas.

La fuente que presenció el acontecimiento quien fue una persona allegada a ella, resaltó que “no les dejamos nada a los invitados y de la comida no volvimos a saber ni verla, ella se la llevó”.