Morelia Mich a 7 de marzo de 2018.- La ola de violencia en Michoacán ha dejado una estela de horror, dolor y sangre. La inseguridad que sacude a la entidad gobernada por el perredista Silvano Aureoles Conejo parece no tener fin.

No hay día que no se conozca de una muerte violenta, ya sea por el crimen organizado y/o por el orden del fuero común. La estrategia de seguridad ha dado sus frutos pero la violencia sigue imparable e implacable.

Del año 2015 a hasta enero del 2018, se han registrado siete mil 802 asesinatos entre dolosos y culposos. En su mayoría, por arma de fuego y por vínculos de la delincuencia organizada.

De acuerdo al Sistema Nacional de Seguridad Pública, en el año 2015 se presentaron dos mil 62, 777 dolosos y mil 276 culposas,  en el 2016 hubo dos 380, mil 287 dolosas y mil 93 culposas,  en el 2017 dos mil 274, mil 277 dolosas y 997 culposas.

A hasta enero del de este año se ha registrado 286 crímenes, según el Observatorio Ciudadano en Michoacán.