La religión era, según las descripciones

de los profetas, una idolatría grosera y sensual.

Georg Wilhelm Friedrich Hegel

Arturo Suárez Ramírez / @arturosuarez 

Hace tres semanas se realizó una protesta en Palacio Nacional, la mayoría de los reporteros que cubren la fuente y que no tienen como jefe a Jesús Ramírez Cuevas, decidieron no formularle preguntas al presidente López Obrador, eso por el asesinato del periodista Heber López. Entre las peticiones estaba la presencia del subsecretario de Gobernación, Alejandro Encinas, al Encuentro Nacional de Periodistas que se celebró en Chiapas y no le fue nada bien.

Antes de la celebración del evento y como para recordar el clima macabro que vivimos, la estrategia de brazos caídos de la 4T, el fracaso en seguridad y el discurso de odio que pregona el mismo presidente López Obrador, fue asesinado el periodista Juan Carlos Muñiz en Fresnillo, Zacatecas, estado que gobierna Morena, en ese contexto se dio el encuentro con Encinas, que por cierto no asistió a Chiapas, su presencia fue virtual y claro que escuchó los reclamos de los compañeros comunicadores, pero nunca será igual decir las cosas de frente.

Su discurso una mera calca de lo que se dice en las mañaneras y apenas un esbozo de honestidad que francamente raya en el cinismo, ya había dicho que el 95% de los casos de violencia contra el gremio periodístico quedan impunes, confirmó que desde el 2006 a la fecha van 276 asesinados. Por otra parte, negó que la empresa que presta servicios de seguridad al Mecanismo de Protección a Periodistas este vinculada a Genaro García Luna, con esa respuesta lo retaron para cotejar las informaciones porque las investigaciones dicen otra cosa.

Mientras esto sucede en Chiapas, los imitadores del Pejelagarto se dan vuelo, pero insisto estimado lector, son copias burdas de un ídolo deslavado con fecha de caducidad. Así el presidente municipal de Culiacán, Jesús Estrada, se inscribe a la lista de aquellos que atacan a la prensa, su nombre debe leerse junto a Cuitláhuac García, Miguel Barbosa Huerta, Cuauhtémoc Blanco, Félix Salgado Macedonio, Abelina López y obviamente Andrés Manuel López Obrador. Estrada Ferreiro, se confrontó con reporteros “no sean pendejos…”, luego remató con “Que se atengan a las consecuencias”.

En Oaxaca, el presidente de Morena Mario Delgado, se llevó una rechifla y hasta mentada de madre cuando tildó de “mercenarios” a los medios de comunicación que, dijo, van en contra del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, cuando vio la reacción y se escuchó el grito de “¡A lo que viniste, hermano! ¡Respeto! ¡Respeto!”, el delicado político quiso componer la declaración diciendo que no se refería a los representantes de medios que estaban en el lugar.

El Pejelagarto en diversas ocasiones ha mencionado que vivimos un pasaje oscuro en cuanto a periodismo, mete a todos en el mismo costal, dice que la prensa es mercenaria, ocupa la máxima tribuna para sus ataques y mustió se dice el presidente más atacado después de Madero. Su fracaso en seguridad es monumental, mayor que los dos gobiernos anteriores, con Felipe Calderón perdieron la vida 48 comunicadores y con Enrique Peña Nieto 47, con los humanistas se cuentan más de 50 muertos.

Como cereza del pastel, el fiscal general de la República, Alejandro Gertz Manero, quien debería estar ocupado en entregar resultados en la procuración de justicia, se encuentra envuelto en un escándalo por audios filtrados donde se escucha hablar sobre un documento al cual no debería tener acceso, Gertz está entretenido con sus temas personales y no en los institucionales.

En ese contexto vamos, sigo pensando que Alejandro Encinas es una persona honesta, sensible a los temas de la violencia contra los periodistas y activistas, pero no le va a alcanzar para entregar buenas cuentas, por esa honestidad Encinas debería dar un paso al costado, van 7 periodistas asesinados en lo que va del año, ¿Cuántos más se necesitan para considerar el fracaso?… Pero mejor ahí lo dejamos.

Escríbeme tus comentarios al correo suartu@gmail.com y sígueme en la cuenta de Instagram en @arturosuarez_.

Hasta la próxima.