Por José Cruz Delgado

Meade rompió plaza en Morelia
Meade complacido por el recibimiento priista
Discurso anti-corrupción prendió a los priistas

Tal y como se esperaba, el precandidato a la presidencia de República por la alianza Todos por México, José Antonio Meade fue recibido por miles de priistas en lo que puede considerarse uno de los mejores eventos que ha tenido desde que inició precampaña y uno de los mejores discursos que encendió los ánimos de los asistentes.

El evento se retrasó, pero en el Centro de Convenciones no cabía un alfiler y decenas de militantes y simpatizantes hasta brincaron las vallas para poder saludar a su ya casi candidato. Fue insuficiente el recinto para dar cabida a los priistas.

Se puede decir que José Antonio Meade “partió plaza” y seguramente no esperaba tal multitud que lo recibirían en la ciudad de las canteras rosas. Lo comentamos en una entrega anterior que el Partido Revolucionario Institucional iba a mostrar su poder de organización, su músculo, pues. Y lo hizo.

Su discurso anti-corrupción prendió más a los priistas, y ante la presencia de la clase política, de consejeros y consejeras de todo el estado y de militantes y simpatizantes, Meade se comprometió a terminar con la corrupción y recalcó que a Michoacán le irá mejor si gana los comicios presidenciales.

Seguramente que el precandidato ha de ver quedado sorprendido de la capacidad de convocatoria que tuvo la dirigencia del PRI estatal, de ver el trabajo de organización y la unidad que prevalece en las filas del tricolor, para envidia de sus detractores que se fueron y que dijeron que no había liderazgo.

¡Qué equivocados estaban!

Algo que llamó mucho la atención y que quizá nadie esperaba, fue cuando Meade anunció crear una ley de extinción de dominio y mecanismos legales para garantizar la realidad de las declaraciones patrimoniales de los servidores públicos y con ello evitar más actos de corrupción y de enriquecimiento ilícito.

También abordó el tema económico y dijo que el trabajo en conjunto en esta materia se logrará sacar adelante las carencias a las que se enfrentan millones de personas en la actualidad y con ello, mejorar las condiciones de vida y para ello pidió el respaldo del priismo michoacano.

Sin duda que José Antonio Meade se fue muy complacido por el caluroso recibimiento de los priistas michoacanos que una vez demostraron estar muy bien organizados y que le darán el triunfo a su candidato en los comicios venideros porque en Michoacán sí saben hacer las cosas bien aunque haya algunos que por intereses personales o de grupo intentan echar a perder el trabajo realizado en base a la unidad.

Si no, habrá que preguntarle a Salvador Jara Guerrero, lacayo de Alfredo Castillo Cervantes que por todos los medios y con insidias intenta crear conflicto al interior del tricolor, aunque ni priista sea, ojalá muy pronto alguien le quite la venda de los ojos al precandidato José Antonio Meade para que se dé cuenta la clase de alimaña que tiene en su equipo.

Sería muy sano para el priismo ¿No?

Y bueno, quienes creían que el PRI estaba muerto en Michoacán, se llevaron la sorpresa de su vida. Sigue más vivo que antes.