José Cruz Delgado
Por: José Cruz Delgado

Sin duda que la decisión del gobernador Silvano Aureoles Conejo de apoyar a José Antonio Meade de la coalición Todos por México que busca la presidencia de México no debe ser satanizada por es una decisión personal y es libre de escoger con quién se va y a quien quiere apoyar porque si de traiciones se trata, el PRD traicionó a la izquierda para apoyar a la derecha representada por el PAN.

Entonces ¿quién traicionó a quién?

Así como priistas se han unido al PRD, también los perredistas tienen todo el derecho de unirse a otro partido porque ningún militante o simpatizante es exclusivo de ningún partido político ni tampoco dueño de conciencias.

Por tal motivo, la dirigencia nacional perredista dijo que hoy iniciará el procedimiento para  sancionar o expulsar al mandatario michoacano por tal decisión, pero lo que más les preocupa es que Aureoles Conejo tiene liderazgo y seguramente los michoacanos seguirán sus pasos y apoyarán a Meade aunque su hermano Antonio García Conejo sea el aspirante al senado por la coalición Por México al Frente compuesta por PAN-PRD-MC.

Sin duda que con el apoyo de Silvano, José Antonio Meade ganará la contienda en Michoacán. No se entiende de qué se escandalizan los de la dirigencia nacional, pues el propio gobernador ha dicho que su decisión fue muy personal y no tienen, reitero, ¿por qué satanizarlo? y si los integrantes de su gabinete o michoacanos en general quieren seguir sus pasos será también decisión de ellos y al final de cuentas seguirá gobernando para todos.

Así que no se asusten culebras que no las van a matar, dice el dicho.

Y si la fuerza del perredismo no radica en un solo hombre ¿entonces por qué tanto brinco estando el suelo tan parejo? el dirigente de lo poco que queda del perredismo, Manuel Granados Covarrubias, ha dicho que el pronunciamiento de Silvano es una falta de respeto a la militancia y candidatos pero también él le falta el respeto al mandatario al no respetar su decisión.
Aureoles Conejo está siendo honesto con su decisión y como lo dijo, piensa en México y los mexicanos y también se preocupó por el PRD en su momento y la verdad no es justo que tanto lo critiquen sus ahora ex compañeros.
Finalmente los más traidores son los integrantes del CEN perredista porque traicionaron a los que creían en la izquierda para apoyar a la derecha por intereses muy particulares.
¿No cree usted?