Por Fernando Pérez Chávez

Esclarecen Crimen de Maribel
¡Evitar la Violencia Electoral!
Los Indígenas una Amenaza

La violencia electoral no debe apoderarse de los comicios del primero de julio en el Estado de Michoacán y el esclarecimiento del crimen apolítico, pasional de Maribel Barajas Cortés, candidata del PVEM encontrada sin vida el pasado 10 de abril en un paraje del racho de Las Flores del municipio de Morelia, abonada a que este fenómeno no crezca.

Sin embargo, luego de la orden de suspender la consulta ciudadana que determinaría si los habitantes de Nahuatzen pueden cambiar el sistema de elecciones tradicionales organizadas por el Instituto Nacional Electoral a unas de Usos y Costumbres que sea propio de la cultura y tradición de ese pueblo originario de Michoacán, el Concejo Ciudadano de Nahuatzen amagó con impedir la instalación de casillas en aquella demarcación hace más complejo el proceso electoral.

Aunque claro a pesar de que la muerte de Maribel Barajas no tiene tintes políticos sino pasionales, más allá de la causa, el hecho en sí mismo generará un impacto negativo en el proceso electoral y las instituciones de gobierno, las electorales y los partidos políticos, deberán garantizar el desarrollo del proceso sin contratiempos.

Ante este escenario de deben de generar las condiciones en cada uno de los municipios y distritos del estado para que cualquier candidato y candidata, pueda realizar actos de campaña a partir del próximo 14 de mayo, cuando iniciará el proselitismo local, así que este será el reto más grande que tendrán los diversos actores políticos.

Por otro lado, habría que recordar que hace un año en Arantepakua, comunidad indígena de Nahuatzen, vivió hechos altamente violentos, producto de diversos fenómenos en la sociedad, situación que desgastó al gobierno del estado y al presidente municipal por su incapacidad de encauzar los conflictos sociales para lograr la gobernabilidad en la región.

Y la resolución del Tribunal Electoral del Estado de Michoacán, que reconoció la posibilidad de que la comunidad administre los recursos de forma directa sin que medie el Ayuntamiento de Nahuatzen, logró materializar esa autonomía y transitar a un sistema de gobierno independiente de los partidos políticos. Y evitar que el espiral de violencia creciera.

Esta resolución obligó al Instituto Electoral de Michoacán a realizar una consulta a las autoridades tradicionales de la comunidad para que resolvieran si les interesaba administrar el uso de los recursos de forma directa y, de ser el caso, señalarán quién se encargaría de administrarlo y se reconoció al Consejo Comunal de Arantepakua como la autoridad tradicional encargada de la administración de los recursos económicos.

Finalmente en este fenómeno indígena, la Sala Regional del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación validó la posibilidad de que en el municipio de Nahuatzen, excluyendo a Arantepakua, se pueda cambiar el sistema de elección de la autoridad municipal, como fue el caso de Cherán.