José Cruz Delgado

Por: José Cruz Delgado

¿Para qué tanto brinco estando el piso tan parejo? CNTE y SNTE deben apoyar a Silvano

Los maestros michoacanos en lugar de solidarizarse con el gobernador Silvano Aureoles Conejo en su lucha ante la Federación para que les aseguren sus pagos, prefieren salir a las calles, bloquear vías férreas y de comunicación, bloquear carreteras, tomar casetas de peaje, causar daños a terceros y lo que es peor, dejar a los niños sin clases.

Dichas acciones fueron repudiadas por la sociedad michoacana que es la más afectada, además del daño que causan a los productores de las localidades porque se les impide al traslado de sus mercancías a las ciudades pero eso no les importa a los manifestantes, nunca se han preocupado por los michoacanos pero sí piden su “comprensión” por las molestias como si eso bastara, como si no se dieran cuenta que la gente está harta de sus marchas y bloqueos.

Hoy, tanto la CNTE como los vándalos de la normal de Tiripetío, que como siempre secuestraron vehículos, así como otras organizaciones volvieron hacer de las suyas al bloquear todos los accesos a Morelia, algunas carreteras, vías férreas y toma de casetas para exigir pagos al gobierno del perredista Silvano Aureoles Conejo.

¿Para qué tanto brinco estando el piso tan parejo?

Las demandas del magisterio, sí, son justas, así lo ha reconocido el gobernador, por eso, ante la falta de recursos fue que devolvió los servicios básicos educativos al gobierno federal y está buscando que sea la Federación quien les pague, pero hay intereses políticos de las organizaciones que hoy paralizaron a Michoacán, pues los que protestan pertenecen su gran mayoría al partido de MORENA, y no se descarta que tras este movimiento esté metiendo la mano el Virrey y súper delegado Roberto Pantoja Arzola.

Los maestros merecen ser tratados con respeto y tener certeza de sueldos y prestaciones, eso lo ha repetido una y cien veces el “Gallo de Michoacán” Silvano, por eso ha pedido el apoyo de la sociedad michoacana, para que se les pague y por eso ha emprendido una lucha, quizá hasta suicida, dependiendo como la vea “El Mesías” Andrés Manuel López Obrador, porque si se levanta de mal humor o alguien lo hace enojar la podría tomar contra el estado de Michoacán y hasta negarle todo tipo de apoyos, como revancha política, porque ya sabe usted que donde quiere ve moros con tranchetes.

Bueno pues el estado ya no es el patrón de los maestros porque decidió regresar la nómina educativa a la federación, así que juntos, maestros y gobierno deberían unirse y buscar soluciones acuerdos con el gobierno federal, pero a los centistas no les conviene porque sus “negocios” con las minutas se acabarían y ya no tendrían a quien chantajear en Michoacán, sus canonjías terminarían y ya no gozarán de prebendas económicas a las que están acostumbrados  cada año.

Los de la CNTE le temen a eso, a perder privilegios porque han hecho un negocio a costa de la educación.

Silvano dice que el estado lleva 26 años de desgaste con el magisterio por la falta de pago, por lo que sale a marchar y bloquear vías de comunicación bancos y negocios, como en el día de hoy, porque le acuerdo de 1992 con la federación daña injustamente el sector educativo y las finanzas del estado, porque la aportación de Michoacán a sueldos y prestaciones de maestros aumentó en 700 por ciento y la de la federación disminuyó.

Cada año se tenía un déficit de 4 mil 700 millones de pesos que podrían haberse invertido en obras y acciones en beneficio de los michoacanos, lamentablemente, el pago a los mentores ha impedido, en gran parte el desarrollo.

Pero además porque el gobierno federal canceló un fondo que auxiliaba a los estados para el sistema educativo cada fin de año, por lo que ahora, Federalizar la nómina permitirá que las finanzas públicas se recuperen y Michoacán deje de  sufrir por falta de presupuesto.

Lamentablemente otros gobiernos otorgaron sin tener dinero bonos por mil millones de pesos anuales que se estuvieron pagando con préstamos y deuda y el problema se agudizó en 2014 con una conciliación errónea de 18 mil plazas que generó mayor gasto al estado

También porque no firmar la alianza por la Calidad Educativa en  2007 marginó al estado de recursos y obligó al estado a crecer la nómina para atender la falta de maestros en escuelas.